HOPE-Slide-45.jpg

Border Faith Leaders:

Carta al Presidente Biden para la Reforma y Re-imaginación de las Políticas Migratorias

28 de enero de 2021

 

Presidente Biden,

 

Somos católicos que atendemos a los migrantes en la frontera entre Estados Unidos y México, inspirados por la invitación de Jesús de Nazaret a ser pacificadores y líderes servidores. 

 

Con esta carta, usted encontrará varias recomendaciones políticas que creemos que requieren atención urgente. Pero más importante aún, lo invitamos a unirse a nosotros en un viaje de sanación, justicia y reconciliación, un proceso de profundo compromiso con aquellos a los que servimos en la frontera México-Estados Unidos, y con las comunidades de los países de los que proceden.

 

Nuestros corazones están rotos y nos sacude la violencia ocurrida el mes pasado en la capital de nuestra nación. Una política divisiva ha procedido durante mucho tiempo sin control, desvinculada del amor al prójimo, y permitida por el silencio de aquellos que tenían la responsabilidad de hablar. En nuestro trabajo en la frontera, hemos visto el mismo agotamiento constante de la preocupación mutua, la desaparición de la compasión y el preocupante crecimiento del espíritu de indiferencia durante décadas. 

 

Nos inspira su liderazgo al denunciar la supremacía blanca y el extremismo, y al subrayar la necesidad de que nuestra nación dé prioridad al bien común. Sus audaces propuestas y acciones sobre la reforma migratoria nos dan esperanza. Sabemos que el trabajo crítico de reconstrucción debe comenzar también en la frontera, donde nuestros lazos nacionales de solidaridad y el estado de derecho han sido distorsionados y socavados. Aquí hemos visto cómo el miedo y la ansiedad pueden convertirse en un odio mortal hacia el prójimo, en armas de división y racismo y en la construcción de muros entre familiares y amigos.

 

Las actitudes duras hacia los vulnerables no se revertirán de la noche a la mañana y las políticas destructivas de exclusión no se cambiarán sin lucha. Sin embargo, somos gente de esperanza y sabemos que "el Señor escucha el clamor de los pobres".  Los encuentros humildes con los pobres y la atención a sus necesidades y aspiraciones convierten los corazones y ofrecen una visión capaz de motivar un nuevo tipo de política que requiere el momento actual. Se trata de una política preocupada por la construcción de un pueblo en correcta relación entre sí y con los pobres y el medio ambiente, una política de compromiso permanente con los valores compartidos y el amor mutuo. 

 

El cambio transformador que necesitan los migrantes y nuestras comunidades fronterizas requerirá escuchar profundamente a los afectados y un compromiso con los esfuerzos compartidos para construir un futuro común. Como dice el Papa Francisco, si queremos salir de las múltiples crisis que nos afectan, "debemos redescubrir la conciencia de que como pueblo tenemos un destino compartido".

 

Debemos iniciar urgentemente un nuevo proceso de compromiso mutuo que nos permita redescubrir como hermanas y hermanos a aquellos cuyos sueños se han roto por un sistema inmigración roto. Debemos volver a aprender a ver a los que siguen huyendo a la frontera como vecinos necesitados. Necesitamos gracia para soñar nuevos sueños, así como arrepentimiento y valor para reconocer todas las formas en las que nuestro país ha producido daño y sigue dañando a los migrantes y a sus comunidades. Y debemos llegar a ver como ciudadanos de un hogar común a aquellos que en México y Centroamérica imaginan un futuro en el que se ofrezca a sus hijos seguridad y esperanza.

 

Su elección le confiere la responsabilidad de llevar a cabo políticas justas, así como el importante mandato de dar forma a nuevas narrativas vivificantes que puedan superar el odio y el miedo.  Nos comprometemos a trabajar con ustedes en esta importante tarea y a discernir formas concretas de escuchar el clamor de los pobres, de comprender la difícil situación de las familias y las personas obligadas a huir, y de trabajar juntos con valentía para volver a tejer un bien común que trascienda las fronteras. Juntos, con los más vulnerables, re-imaginemos nuestro futuro en Estados Unidos, en la frontera México-Estados Unidos y con nuestros vecinos de América Latina.

 

Pedimos la bendición de Dios sobre usted y la Vicepresidenta Harris al asumir las nuevas responsabilidades del cargo. Frente a la rivalidad, el odio y la división, extendemos una mano de colaboración y le invitamos a unirse a nosotros mientras nos comprometemos de nuevo con la solidaridad, la justicia y el amor implacable frente a todo lo que nos divide.

 

Atentamente,

 

Monseñor John C. Wester, Arzobispo de Santa Fe

Monseñor Robert W. McElroy, Obispo de San Diego

Monseñor Mark J. Seitz, Obispo de El Paso

Monseñor Edward J. Weisenburger, Obispo de Tucson

Rev. Ricardo Ramírez OSB, Obispo Emérito de Las Cruces

 

Rev. Sean Carroll, SJ, Iniciativa Fronteriza de Kino

Dylan Corbett, Hope Border Institute

Kenneth Ferrone, Catholic Charities of Southern New Mexico

Melissa Lopez, Diocesan Migrant & Refugee Services

 

Hna. Norma Pimentel, MJ, Catholic Charities of the Rio Grande

 

Sisters of Mercy of the Americas - Border Ministers and Immigrant Advocates

Sisters of Mercy of the Americas - Laredo, TX

Columban Center for Advocacy and Outreach

Jesuit Refugee Service/USA

 

C: Honorable Anthony Blinken, Secretario de Estado

Hon. David Pekoske, Secretario en funciones, Departamento de Seguridad Nacional

Mr. Alejandro Mayorkas

Marco de Acción y Reforma en la Frontera

Lideres de Fe Fronterizos proponen un Marco de Acción y Reforma en la Frontera al Presidente Biden y su administración que da prioridad a la protección de migrantes sobre su disuasión, restaurando el asilo, reformando y re-imaginando las políticas de migración en Estados Unidos.